Make your own free website on Tripod.com

OXIDO

SIDA

Es el conjunto de manifestaciones clínicas que aparecen como consecuencia de la depresión del sistema inmunológico debido a la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Una persona infectada con el VIH va perdiendo, de forma progresiva, la función de ciertas células del sistema inmune llamadas linfocitos T CD4, lo que la hace susceptible a desarrollar cierto tipo de tumores y a padecer infecciones oportunistas (infecciones por microorganismos que normalmente no causan enfermedad en personas sanas pero sí lo hacen en aquellas en las que está afectada la función del sistema inmune).

Foto tomada de la célula del VIH.

Información personal: 

Teléfono: 330-39-87

Cel: 044-312-31-7-41-48

Correo: maharahj_@hotmail.com

Al principio de la década de 1980 se detectaron diversos fallecimientos debidos a infecciones oportunistas que hasta entonces sólo se habían observado en pacientes transplantados que recibían una terapia inmunosupresora para evitar el rechazo al órgano transplantado. Se comprobó que un gran número de estos fallecimientos se producían en varones homosexuales. En 1983, un especialista francés en cáncer, Luc Montagnier, del Instituto Pasteur de París, consiguió aislar un nuevo retrovirus humano en un nódulo linfático de un hombre que padecía un síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Por esas mismas fechas, científicos estadounidenses consiguieron también aislar un retrovirus (al que denominaron en principio HTLV III) en enfermos de SIDA, así como en personas que habían mantenido relaciones con pacientes con SIDA. Este virus, conocido en la actualidad como VIH, resultó ser el agente causante del SIDA.

Conviene recordar que la infección por VIH no implica necesariamente que la persona vaya a desarrollar la enfermedad; en esta fase el individuo se considera “seropositivo o portador”, pero es erróneo considerar a la persona infectada con el VIH un enfermo de SIDA. De hecho, se tiene constancia de que algunas personas han sufrido una infección por VIH durante más de diez años sin que, durante este tiempo, hayan desarrollado ninguna de las manifestaciones clínicas que definen el diagnóstico de SIDA. En el informe presentado, a finales de 2001, por ONUSIDA (programa de las Naciones Unidas para combatir la enfermedad) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estimaba que, a finales de 2001, unos 40 millones de personas en todo el mundo estaban infectadas con el virus VIH; una tercera parte de esas personas tenían entre 15 y 24 años. Desde 1981, cuando los primeros casos fueron detectados, hasta finales de 2001, más de 60 millones de personas se han visto infectadas por el VIH, de las cuales 20 millones han muerto. En Europa oriental el crecimiento de las infecciones ha sido muy rápido y en el África subsahariana el SIDA se ha convertido en la principal causa de muerte; se calcula que en 2001 unos 28 millones de personas estaban infectadas con el virus en esta región y más de 2,3 millones de africanos murieron como consecuencia de la enfermedad. En América Latina y el Caribe alrededor de 1,8 millones de adultos y niños estaban viviendo con el VIH. En España, según estimaciones realizadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo, se produjeron, en 2001, 2.300 nuevas infecciones.

Otra foto tomada microscópicamente.

“ el futbol nos une”